Camara de comercio de granada

LAS EMPRESAS GRANADINAS CREEN QUE LA CRISIS DEL COVID-19 SEGUIRÁ COMPROMETIENDO SU VIABILIDAD DENTRO DE UN AÑO

Barómetro de Cámara Granada sobre el COVID19

Publicado el 07-05-2020

  • El 50% considera además que dentro de un año su plantilla habrá disminuido
  •  
  • El 10% se ve abocado al cierre y el 52% no puede garantizar su supervivencia.
  •  
  • Gerardo Cuerva: “Granada necesita un Plan de Provincia que redefina nuestra economía para afrontar los efectos a medio y largo plazo de la pandemia”
  •  
  • Siete de cada diez empresas afirman que su facturación descenderá en los próximos meses y hasta un 80% consideran que van a necesitar viabilidad extra para mantener salarios o pagar impuestos.
  •  
  • “O les ofrecemos herramientas claras para afrontar esa necesidad y les permitimos reanudar su actividad en condiciones de viabilidad o las consecuencias van a ser de verdad dramáticas”, afirma el presidente de la Cámara.
  •  

 

La práctica totalidad de las empresas granadinas cree que el impacto de la crisis del COVID-19 para la viabilidad de sus negocios seguirá siendo negativo dentro de un año. Así se desprende del barómetro-diagnóstico realizado por Cámara Granada en las dos últimas semanas del mes de abril y en el que participaron 241 empresas y que hoy ha sido difundido por la Corporación.

Concretamente, un 45,3% de las empresas participantes consideran que en 12 meses la crisis seguirá teniendo un impacto ‘muy negativo’ para su viabilidad, y un 46,8% lo prevén ‘negativo’. En total, un 92,1%. Sólo un 5% considera que en un año la crisis no genera efectos sobre su viabilidad y un 2,5% cree que tendrá efectos ‘positivos’ o ‘muy positivos’.

 

Un impacto que puede comprometer seriamente la supervivencia de cientos de empresas según las propias respuestas de los empresarios. Un 10% de los que han participado en el barómetro ven su empresa abocada con absoluta seguridad al cierre, y hasta un 52% son incapaces de asegurar que podrán mantenerla abierta ocurra lo que ocurra; en consecuencia, sólo un 38% de las empresas aseguran con total certeza que sus empresas no cerrarán.

 

Las expectativas negativas de futuro de las empresas granadinas arrojan también otros datos preocupantes en términos de empleo. El 50% de las compañías granadinas participantes consideran que dentro de un año su plantilla habrá disminuido, el 47,5% cree que seguirá como hasta ahora y sólo un 2,6% cree que habrá aumentado. Y entre las que dicen que disminuirá, un 52% cree que esa disminución será de, al menos, un 25% de su plantilla actual, mientras que el 23,4% la prevén superior, alcanzando hasta la mitad de su equipo profesional actual. En cualquier caso, Cámara Granada ha querido subrayar a ese 50% de empresarios que pese a considerar los serios obstáculos que su empresa va a encontrar como consecuencia de la pandemia, apuestan por mantener o incrementar sus plantillas.

 

El estudio muestra aún un dato más relacionado con el futuro: el 42% de los empresarios cree que su empresa no podrá recuperarse en menos de esos 12 meses, mientras que el 42,8% considera que la recuperación comenzará a ser posible seis meses después de levantadas todas las restricciones, lo que indica que el primer semestre tras el final del confinamiento será clave en el proceso.

 

Todo ello en relación con el futuro, porque por lo que se refiere a las semanas de confinamiento, las empresas confiesan que el impacto está siendo negativo o muy negativo (para el 94,6%) y que desde el 13 de marzo sus ingresos se han desplomado por encima del 75% (un 64,71% de las empresas que han respondido) o, entre un 50 y un 75% (para el 12,22% de ellas)

 

Gerardo Cuerva

“Son datos muy preocupantes”, ha señalado el presidente de Cámara Granada, “porque como veníamos advirtiendo desde el tejido empresarial demuestran que más allá del impacto inmediato de estas semanas de estado de alarma, la repercusión se prolongará a lo largo de los próximos meses y tendrá consecuencias muy graves tanto en el empleo, como en la facturación de las empresas, como por tanto en el consumo y la actividad”.

 

En ese sentido, Cuerva ha asegurado que Granada necesita un “Plan de Provincia” para afrontar no ya sólo la recuperación, sino la “reconstrucción de la economía de Granada”.

 

“Si desde la Cámara y desde el resto del tejido económico y empresarial veníamos reclamando ya algunos años, la unidad de todas las administraciones en torno a una estrategia de futuro, ahora es ineludible”, ha señalado el presidente de la Cámara, quien ha desvelado que técnicos de las distintas administraciones están trabajando ya en un borrador de plan “en el que más que nunca no queremos que exista más protagonismo que el de la propia Granada”.

 

Además, Cuerva ha subrayado que la encuesta ofrece “pistas significativas” sobre por dónde deben ir las medidas inmediatas que ayuden a la “supervivencia” de las empresas y que coinciden en términos generales con las peticiones que desde el mundo empresarial se le está haciendo a todas las administraciones: “nuestras empresas dicen que van a necesitar liquidez y, o le ofrecemos herramientas claras para afrontar esa necesidad, o las consecuencias van a ser de verdad dramáticas”.

 

Y es que, entre los efectos que esta crisis tendrá en sus empresas, el 70% de los empresarios granadinos cree como seguro o absolutamente probable el descenso de su facturación a lo largo de los próximos meses y, en consecuencia, prevé que van a necesitar liquidez para mantener en pie sus negocios.

 

En concreto 8 de cada diez empresas que han participado en el estudio aseguran que van a necesitar liquidez extra para afrontar sus obligaciones fundamentalmente salariales, fiscales o con la seguridad social. De ellas, casi un tercio cree que esa necesidad de tesorería será superior al 20% de su facturación anual.

 

No es de extrañar, en ese sentido que las principales demandas de las empresas granadinas a las administraciones vayan en esa dirección: ayudas fiscales (apuntadas por el 93% de las empresas), deducciones en las cuotas de la Seguridad Social (en la que coincide el 75% de los participantes) o incentivos para la creación de empleo (63% de los participantes).

 

“Por supuesto, para llegar a un `Plan de Provincia’ que redefina nuestra economía nacional e internacionalmente tenemos que hacer posible que nuestras empresas sobrevivan y para ello hay que ofrecerles medidas que respondan a sus necesidades de hoy: fundamentalmente que alivien sus tesorerías y les permitan recuperar la actividad en condiciones viables”, ha dicho Cuerva.

 

 

Radiografía de una crisis empresarial

Al tiempo que el barómetro-diagnóstico realizado por Cámara Granada ofrece algunas pistas de cómo será el futuro inmediato de las empresas granadinas, también recoge una radiografía de cómo han afrontado las semanas del estado de alarma transcurridas desde su decreto en la segunda decena de marzo.

 

En el estudio han participado 241 empresas. De ellas, acercándose al perfil tipo de las empresas granadinas, algo más del 97% han sido empresas de menos de 250 trabajadores, con un 57,5% con menos de diez trabajadores. La inmensa mayoría son sociedades limitadas (un 56%) y autónomos (un 24%) y representan a todos los sectores con especial presencia para la hostelería (un 22,4% de los encuestados) y el comercio (un 10,4%)

 

El barómetro refleja que, para las empresas que han participado en él, el año 2019 fue un año positivo (el 58% lo asegura) y las expectativas para 2020 eran muy buenas: dos de cada tres esperaban mejorar su facturación del año pasado –frente a un 15,7% que creían que iba a disminuir— y el 47% iba a aumentar sus plantillas –frente al 6,7% que, previsiblemente, las iba a disminuir—.

 

Pero la crisis del Covid-19 ha destrozado esas previsiones. Como se ha señalado más arriba, el 94,6% de las empresas apuntan que el impacto sobre sus empresas va a ser muy negativo y el 64,7% ya registra pérdidas de ingresos por encima del 75%.

 

La causa que las empresas esgrimen para explicar ese elevado descenso de los ingresos son muy directas: el 50% de ellas se han visto obligadas a cerrar por los decretos del gobierno –algo absolutamente normal en una provincia con una gran dependencia de la hostelería y el comercio—; pero además, otras apuntan la imposibilidad de llevar a cabo su actividad tanto por la falta de demanda, un 48.83%, como, en menor medida (7%) por la falta de suministros.

 

¿Y cómo han afrontado ese descenso de los ingresos? Una de las respuestas más repetidas, hasta un 44%, es la ejecución de ERTES por fuerza mayor. Le sigue el cese temporal de la actividad, con un 33% de las respuestas, la redistribución o reducción de jornadas laborales, con un 25.4% o, incluso, el despido (un 10% de las empresas).

 

En todo caso, las compañías granadinas también han adoptado, mayoritariamente, en los casos en los que era posible, medidas de teletrabajo (un 55%)

 

En el barómetro de Cámara Granada se demuestra que la adopción en la provincia de otro tipo de medidas como cierres o pre concursos de acreedores, ha sido testimonial.

 

En relación con los ERTES, las empresas participantes ofrecen una información valiosa en la línea que han reclamado las cámaras de España y las organizaciones empresariales, de la necesidad de flexibilizar la recuperación de los trabajadores: el 36,51 de las empresas que han aplicado uno asegura que no podrá mantener el empleo dentro de 6 meses. Solo el 19,84 dice que sí podrá. En ese sentido, desde Cámara Granada se ha insistido en que los ERTES, y especialmente su flexibilidad, ser perfilan como el instrumento clave de la recuperación económica.

 

En cuanto al acceso a la financiación, el estudio de Cámara Granada apunta a que algo más de la mitad de las empresas, --el 54,84%-- han solicitado ayudas a las entidades bancarias y que, de ellas, el 64,7% han obtenido respuestas positivas. Sin embargo, además del 26% de respuestas negativas, hasta un 10% de empresas manifiestan sus quejas por las trabas, complejidad o poca agilidad del proceso para obtener créditos del ICO.

 

Un dato más en este sentido, el 14% de las empresas aseguran haber recurrido a otros medios de financiación no bancarios para cubrir sus necesidades como ahorros personales, préstamos familiares o aplazamientos de impuestos, entre otros.

 

El barómetro de Cámara Granada también ofrece información útil sobre cómo se han visto afectados los procesos de internacionalización de la economía granadina. Para la mitad de las empresas que exportan el Covid-19 se ha llevado por delante el 100% de sus ventas en el exterior, y para otro 16% al menos un 75%.

 

La disminución de la demanda de mercados exteriores (72%) y la dificultad para la tramitación aduanera (10%), son algunas de las causas de estos descensos, aunque también se apuntan a otras cuestiones relacionadas con la movilidad internacional, con especial incidencia en el turismo.

 

Transformación digital

Cámara Granada destaca un último aspecto en su barómetro: el que tiene que ver con la transformación digital. Para Cámara Granada, se trata de uno de los aspectos vitales para afrontar la economía del futuro y, sin embargo, no es un aspecto que se incluya dentro de las preocupaciones fundamentales para la mayoría de las empresas.

 

De hecho, un 47% de las que han participado en la encuesta reconocen no estar transformadas digitalmente, pero es que sólo el 16% del total consideran la transformación digital como una preocupación, y aún menos, sólo un 9% la consideran una amenaza.